Compartir
Lo que no cuentan los medios sobre la guerra en Ukrania…

Lo que no cuentan los medios sobre la guerra en Ukrania…

Imagen ilustrativa

Más de 6,000 sacerdotes y religiosas católicos se han quedado en Ucrania para dar refugio, comida, curar heridos, sostener espiritualmente y administrar Sacramentos. Algunas personas han ido a confesarse por primera vez, para estar preparados para la muerte. Quieren, incluso, confesarse por teléfono; pero el sacerdote no puede hacerlo. Alguno ha ido a Bautizarse antes de ir a la guerra y hacer su primera Comunión. Miles han ido a refugiarse a los terrenos de los seminarios de dos ciudades; la Iglesia los acoge y les da de comer, sitio para dormir y asearse y apoyo espiritual.

Un proyectil alcanzó la residencia del obispo de Járkov, pero nadie resultó herido y siguen allí preparando comidas para llevar a dos estaciones de metro cercanas.

En la diócesis de Kiev, la capital, los supermercados están vacíos; falta pan y agua; el obispo auxiliar se encarga de enviar lo necesario, e incluso, ayuda a cargar los vehículos con los que se distribuyen.

En un seminario se ha acogido a mujeres y niños, unos 160; y dos colegios católicos se han convertido en dormitorios. Los seminaristas y voluntarios los atienden.

  Estás noticias no se dan en los telediarios.