Compartir
Ártico. Alarma: la zona más fría es cuatro veces más cálida

Ártico. Alarma: la zona más fría es cuatro veces más cálida

Andrea De Angelis – Ciudad del Vaticano 

Diferentes estudios realizados en el círculo polar al norte del planeta, examinando la tendencia de las últimas décadas, han llegado a conclusiones similares: la temperatura en la zona se desplaza a niveles muy superiores a la media de la Tierra, un fenómeno llamado «amplificación ártica» que suscita serias preocupaciones. Masullo (Greenaccord): la aceleración en esa región dice que el cambio climático global seguirá su curso.

En los últimos 43 años, las temperaturas en el extremo norte de la Tierra han aumentado cuatro veces más rápido que la media mundial. Esto no tiene precedentes, ya que los informes científicos siempre habían señalado que el Ártico se estaba calentando, pero al doble de velocidad que el resto del planeta. Desde luego, no es un 400% más rápido. 

Los últimos datos 

Como informa The Post, en el estudio más reciente, publicado el jueves en la revista Communications Earth & Environment y realizado por científicos del Instituto Meteorológico de Finlandia, se consideró toda la región al norte del Círculo Polar Ártico, es decir, en latitudes septentrionales superiores a 66°33’39», desde 1979 hasta 2021. Otro estudio, publicado el mes pasado en Geophysical Research Letters, tuvo en cuenta un periodo más largo (desde 1969) y una región más amplia (a partir del paralelo 65), pero llegó a conclusiones similares: esta zona se calienta cuatro veces más rápido que el resto del planeta. El fenómeno es aún más grave en zonas específicas de la región ártica. Por ejemplo, las temperaturas están aumentando en el Mar de Barents, al norte de Noruega y Rusia: siete veces más rápido que la media mundial, según el Instituto Meteorológico de Finlandia. 

Amplificación del Ártico

El término «amplificación del Ártico» es utilizado por los científicos para indicar el aumento de las temperaturas en el Ártico. Los primeros en hablar de la amplificación del Ártico fueron el soviético Mikhail Budyko y el estadounidense William Sellers, que publicaron dos trabajos que se consideran hitos en la climatología. En estos dos trabajos desarrollaron algunos de los primeros modelos climáticos y, entre sus resultados, algunos mostraban que una pequeña perturbación provocaría un calentamiento significativo de la zona del Ártico debido a su alta sensibilidad. Sin embargo, sería un grave error pensar que un aumento de las temperaturas del Ártico no tendría también consecuencias para el resto del planeta.

Las consecuencias 

«La subida de los mares es un problema que concierne a todo el mundo, obviamente también a los que viven en el Mediterráneo». Andrea Masullo, director científico de Greenaccord, no oculta su preocupación por lo que ocurre en el Ártico. «Sabíamos muy bien que la temperatura estaba aumentando, pero esta aceleración en esa región nos dice que el cambio climático global va a correr». 

Mares crecientes entonces, pero no sólo. Otra consecuencia es el deshielo del permafrost, la parte del suelo que permanece permanentemente congelada en las regiones más frías. Esto es un problema porque al derretirse, provoca la liberación de grandes cantidades de dióxido de carbono y metano, los dos principales gases de efecto invernadero que se difunden en la atmósfera y aumentan el calentamiento global. «En junio de este año, el volumen de hielo perdido en el Ártico fue de 17 mil kilómetros cúbicos, casi 2 mil veces más que la pérdida récord de 2017», revela Masullo. «Esto», concluye, «da una idea de la aceleración del fenómeno.