Compartir
Diócesis de Barahona realizó su acostumbrada peregrinación a la Basílica de Higüey.

Diócesis de Barahona realizó su acostumbrada peregrinación a la Basílica de Higüey.

La diócesis de Barahona, integrada por feligreses de las provincias Pedernales, Bahoruco, Independencia y Barahona, peregrinaron al Santuario Nacional Nuestra Señora de la Altagracia en Higüey, bajo el eslogan «Siguiendo a Jesús de la mano de María» el pasado sábado 16 de este mes de marzo.

La eucaristía fue presidida por Monseñor Andrés Napoleón Romero Cárdenas, obispo de Barahona y con-celebraron un nutrido grupo de sacerdotes en la que participaron peregrinos de las Parroquias San Antonio de Padua de Tenares, al igual la parroquia Nuestra Señora de Fátima, Arenoso San Francisco de Macorís.

Entre los peregrinos se encontraban la gobernadora provincial de Barahona Genara González y la Señora Elida Vargas, coordinadora del Ministerio Altagraciano en Washington.

Durante la homilía Monseñor Andrés, dijo que este año peregrinan a los pies de la Madre a pedirle que nos enseñe a orar, como ella enseñó a Jesús, para crecer en la vida de oración, ya que no hay mejor modo de rezar que ponerse como María en una actitud de apertura, de corazón abierto a Dios: «Señor, lo que Tú quieras, cuando Tú quieras y cómo Tú quieras».

Expreso, el obispo que los humildes rezan yendo al encuentro de la realidad y sabiendo que en el amor humilde, en el amor ofrecido, en cada situación, nos volvemos instrumento de la gracias de Dios, lo cuál es fundamental pedir al Señor su presencia en cada paso de nuestro camino: que no nos deje solos, que no nos abandone en la tentación, ni en los momentos malos.

Finalizó diciendo «Todos nosotros necesitamos milagros de entendimiento, de transformación, de convicción, de entusiasmo y heroísmo».

Destacar

Las distintas parroquias de la Región Enriquillo iniciaron su peregrinación de 3:00 y 3:30 de la madrugada según sus distancias y durante el camino iban en sintonía con la emisora diocesana Radio Enriquillo 93.7 FM, la que lo mantenía informado con mensajes, oraciones cápsulas y canciones alusivas a la Vírgen de la Altagracia.

Previó a la eucaristía miles de peregrinos iban orando con el Santo Rosario alrededor de la Basílica, siempre con el acompañamiento de Monseñor Andrés, sacerdotes y hermanas de vida consagrada.

Por: Enmanuel Peña Feliz.