Compartir

Sin saber qué pasará

GUSTAVO VOLMAR Cuando en las negociaciones comerciales se discuten planteamientos dirigidos a promover el inicio de nuevos intercambios, los intereses que se afectan son potenciales, ligados a expectativas de productores e intermediarios. Pero cuando lo que se discute son decisiones que afectan flujos comerciales existentes, para que haya una verdadera negociación, el lado afectado por […]

image_content_5678488_20151019143840_500x267

GUSTAVO VOLMAR

Cuando en las negociaciones comerciales se discuten planteamientos dirigidos a promover el inicio de nuevos intercambios, los intereses que se afectan son potenciales, ligados a expectativas de productores e intermediarios.

Pero cuando lo que se discute son decisiones que afectan flujos comerciales existentes, para que haya una verdadera negociación, el lado afectado por las decisiones de la otra parte debe estar en condiciones de ejercer alguna presión para defender sus intereses vulnerados.

Como objetivo principal, se debe buscar un arreglo rápido y amigable, pero como alternativa se tiene que contar también con algún mecanismo de respuesta a fin de hacer ver al otro lado que el afectado no está inerme, sino que dispone de vías para penalizar las decisiones que le son adversas.

La decisión de Haití de prohibir la importación por vía terrestre de un amplio grupo de bienes, sigue a la prohibición de importar huevos y pollos producidos aquí, y como esa otra, fue también unilateral y sorpresiva, sin presentar argumentos sólidos que la justifiquen. Ahora se alega contrabando, pero antes se dijo que supuestamente se tomó como reacción a una noticia publicada en un periódico haitiano acerca de un presunto brote epidémico en la RD, no confirmado por ningún organismo técnico calificado.

En aquella ocasión, el gobierno dominicano envió una misión de alto nivel a Haití para indagar qué estaba pasando, y tratar de lograr que las autoridades haitianas cambiaran de opinión. Concluida la visita, los dominicanos permanecieron por un tiempo en ascuas respecto de lo que iba a suceder después, y acerca de qué organismo en Haití iba a responder.

Ahora el presidente Medina se ha reunido con Martelly y, a menos que haya algún acuerdo secreto, seguimos sin saber lo que Haití finalmente resolverá hacer, lo que hace pensar que ellos consideran que no podemos, o no queremos, tomar ninguna medida de respuesta.