Compartir

FIESTA PATRONALES «NUESTRA SEÑORA DE LA ALTAGRACIA

En la Diócesis de Barahona la Provincia Pedernales y los pueblos Paraíso, Palo Alto, la  Colonia en Oviedo, El Jobo en Tamayo, Arroyo  Grande  y  La Guazara, celebran en modo particular porque tienen a María bajo esta  advocación como patrona y en ese sentido se realizan misas, rezos, cantos, peticiones y aclamaciones en un programa […]

En la Diócesis de Barahona la Provincia Pedernales y los pueblos Paraíso, Palo Alto, la  Colonia en Oviedo, El Jobo en Tamayo, Arroyo  Grande  y  La Guazara, celebran en modo particular porque tienen a María bajo esta  advocación como patrona y en ese sentido se realizan misas, rezos, cantos, peticiones y aclamaciones en un programa bien detallado que va desde el 12 al 21 de enero.

Las comunidades cristiana de  la Diócesis de Barahona  iniciaron el pasado  12  de  Enero   el rezo  de la Novena  en honor  a la Virgen Ntra. Sra. de la Altagracia cuya fiesta se  celebra  en todos el País por ser la madre protectora del pueblo Dominicano.

 La  Zona  Pastoral  de Barahona  este viernes 20 a partir de la  9:00 PM realizara  una vigilia en la Ermita  entre el cruce de la Guazara y Barahona  donde las  diferentes parroquia de esta zona  hacen turno de  veneración, canto salve y otros;   culminando  el Sábado 21 a la 6:00 AM  con la Solemne Eucaristía  que presidirá   Monseñor Andrés N. Romero Cárdenas  Obispo de esta Diócesis.

 Se  resalta que la fecha del 21 de enero fue declarada como fiesta oficial religiosa por el poder eclesiástico de la Iglesia Católica, según una carta del arzobispo Isidoro Rodríguez Lorenzo, quién daba a conocer en 1692 como portavoz de la iglesia por primera vez la designación de una fecha como fiesta religiosa ante la autoridad eclesiástica aprobando como buena y válida la fiesta el 21 de enero.

Aunque fue en la gestión de Monseñor  Arturo de Meriño, Arzobispo de Santo Domingo, que se pidió a la Santa Sede la concesión de Oficio Divino y Misa Propia para el día de la Virgen de la Altagracia suplicando, además, que fuese como festividad de precepto el 21 de enero.

En República Dominicana   fue aprobada por ley la declaración oficial del 21 de enero como no laborable, de fiesta nacional y religiosa en todo el territorio del país. Esto fue ejecutado durante el gobierno de  Horacio Vásquez, quien era devoto de esta virgen y se ha mantenido hasta  la actualidad.