Compartir
«ERRADICANDO EL TRABAJO INFANTIL, CONSTRUYENDO UN FUTURO MEJOR»

«ERRADICANDO EL TRABAJO INFANTIL, CONSTRUYENDO UN FUTURO MEJOR»

DISCURSO DEL SANTIDAD PAPA FRANCISCO
A LOS PARTICIPANTES EN LA CONFERENCIA INTERNACIONAL

Eminencia,                                                                                              

distinguidas señoras y señores,
queridos hermanos y hermanas.

Tengo el placer de darles la bienvenida a todos ustedes, reunidos aquí desde muchas partes del mundo, a pesar de las dificultades debidas a la pandemia, para asistir a la conferencia internacional “ Erradicar el trabajo infantil, construir un futuro mejor ”, que tendrá lugar esta tarde en el Dicasterio para la Promoción del Desarrollo Humano Integral.

El flagelo del trabajo infantil abusivo, sobre el que hoy reflexionan juntos, es de particular importancia para el presente y el futuro de nuestra humanidad. La forma en que nos relacionamos con los niños, el grado en que respetamos su dignidad humana innata y sus derechos fundamentales, expresa qué tipo de adultos somos y queremos ser, y qué tipo de sociedad queremos construir.

Es chocante y perturbador que en las economías actuales, cuyas actividades productivas se apoyan en las innovaciones tecnológicas, tanto que hablamos de la “cuarta revolución industrial”, el empleo de niños en actividades laborales persista en todas partes del mundo. Esto pone en peligro su salud y su bienestar mental y físico, y les priva del derecho a la educación y a vivir su infancia con alegría y serenidad. La pandemia ha agravado aún más la situación.

El trabajo infantil no debe confundirse con las pequeñas tareas domésticas que los niños, en su tiempo libre y según su edad, pueden realizar como parte de la vida familiar, para ayudar a padres, hermanos, abuelos u otros miembros de la comunidad. Estas actividades son generalmente beneficiosas para su desarrollo, ya que les permiten poner a prueba sus habilidades y crecer en conciencia y responsabilidad. ¡El trabajo infantil es algo completamente diferente! Es la explotación de niños en los procesos de producción de la economía globalizada para beneficio y beneficio de otros . Es la negación de los derechos de los niños a la salud, la educación y el crecimiento armonioso, incluida la posibilidad de jugar y soñar. Esto es trágico. Un niño que no puede soñar, que no puede jugar, no puede crecer. Estárobarles a los niños su futuro y, por lo tanto, la humanidad misma. Es una violación de la dignidad humana .

La pobreza extrema, la falta de trabajo y la consiguiente desesperación en las familias son los factores que más exponen a los niños a la explotación laboral. Si queremos erradicar el flagelo del trabajo infantil, debemos trabajar juntos para erradicar la pobreza, para corregir las distorsiones en el sistema económico actual, que centraliza la riqueza en manos de unos pocos. Debemos alentar a los Estados y a los actores empresariales a crear oportunidades de trabajo decente con salarios justos que permitan a las familias satisfacer sus necesidades sin que sus hijos se vean obligados a trabajar. Debemos aunar nuestros esfuerzos para promover una educación de calidad y gratuita para todos en todos los países, así como un sistema de salud accesible a todos sin distinción. Todos los actores sociales están llamados a combatir el trabajo infantil y sus causas. La participación en esta conferencia de representantes de organismos internacionales,

Insto a la Dirección del Servicio de Desarrollo Humano Integral, que también es responsable de promover el desarrollo infantil, a que continúe su labor de estimular, facilitar y coordinar las iniciativas y esfuerzos ya en marcha a todos los niveles para combatir el trabajo infantil.

Y a ustedes, ponentes y participantes de esta reunión, les expreso mi gratitud: gracias por compartir su experiencia y compromiso con esta causa, que es verdaderamente una cuestión de civilización. Los animo a continuar por este camino, sin desanimarse por las inevitables dificultades, pero siempre ampliando la red de personas y organizaciones involucradas. Tengamos siempre presente las palabras de Jesús en el Evangelio: “De cierto os digo que como lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí me lo hicisteis”. (Mt 25:40).

Os encomiendo a vosotros, vuestras familias y vuestro trabajo a la maternal intercesión de María Santísima, y ​​os bendigo de corazón. Gracias.

Fuente: https://www.vatican.va/content/francesco/en/speeches/2021/november/documents/20211119-conferenza-lavorominorile.html