Compartir
Diócesis de Barahona Celebro  «XX Asamblea Diocesana de Pastoral»

Diócesis de Barahona Celebro «XX Asamblea Diocesana de Pastoral»

Por: Luis Darío Peña

Jesús, Palabra encarnada…!

Más que un nombre y una palabra, es la promesa cumplida de Dios a su pueblo. Así continúa la historia, con esta parte que tiene como primer escenario a Nazaret y de ahí, al corazón del hombre, tomado por Cristo para tornarlo a la gloria del Padre.

Ese mensaje sirvió de inspiración a delegaciones de las 24 parroquias que integran la Diócesis de Barahona (más de 100), que se dieron cita en el Centro Diocesano de Cabral, para evaluar el año pastoral que va terminando y planificar el que sigue, el 2020.

Con el Sr. Obispo a la cabeza, los sacerdotes, religiosos y religiosas, diáconos, ministros y agentes de pastoral, se llevó a cabo dicho encuentro los días viernes 15 y sábado 16 del presente mes de noviembre, mes de las vocaciones, mes de la familia y de la Tercera Jornada Mundial de Oración por los Pobres.

La metodología implementada fue propositiva y proyectiva: evaluación desafío-meta Diocesano, zonal, parroquial, por áreas pastorales, programación en base a esto y los resultados e indicadores esperados para la diócesis en cada campo pastoral a 10 años.

Los trabajos en grupos para evaluar el año pastoral que termina, determinaron cuáles debían ser las prioridades pastorales para el 2020.

  1. La Pastoral Social.
  2. La Familia.
  3. La Pastoral de Misiones
  4. Las Vocaciones.
  5. La Catequesis.
  6. La Pastoral Juvenil.

Entre los desafíos figuran promover el Evangelio de Cristo mediante el quehacer pastoral, donde haya menos discurso y más compromiso, contar con agentes de pastoral bien formados y buscar a Jesús en los hermanos que sufren, los desamparados…

El tema central fue desarrollado por monseñor Andrés Napoleón Romero Cárdenas, obispo de la Diócesis de Barahona, quien en la introducción planteó que:

  • Ser discípulo es seguir a un maestro para aprender de su sabiduría e imitarle. Sin darse cuenta el buen discípulo termina casi reproduciendo en parte la vida del maestro.
  • Jesús después de instruir a sus discípulos los envía con poder a realizar sus mismas obras.
  • Dios redime encarnándose, es decir descendiendo de su trono de gloria a la realidad humana.
  • Asume dicha realidad como uno de nosotros menos en el pecado y desde abajo comienza a ensenarnos el camino de ascender al lugar de donde él ha venido.
  • Habiéndonos ensenado el camino, nos envía a continuar su misión. Esta será eficaz en la medida que asumamos su metodología de redención que es la encarnación.

Desde esta perspectiva, luego de compartir con los participantes, que Jesús baja al hombre mediante el hecho concreto de la Encarnación y lo hace a través de una familia, del contexto peculiar de Nazaret, pueblo del cual no se esperaba nada, monseñor hace una aplicación pastoral apuntando a esas prioridades que surgieron como consenso en la evaluación y la planificación pastoral de la Diócesis.

Así, la Pastoral Vocacional accionará descubriendo apóstoles y pastores, en los trabajos ordinarios como pescadores, albañiles, agricultores, motoconchistas, amas de casas, conserjes. El seminario y el convento de Jesús era ambulante, ensenaba sobre la marcha. Su método era el de aprender haciendo. Vayan de dos en dos y hagan discípulos míos, después de haberle visto predicar, exorcizar y hacer milagros.

Propone orientar la catequesis desde Jesús, ensenando que no solo de pan vive el hombre sino de toda palabra que sale de su boca:

  • Dejando y ayudando que los niños se acerquen a la Iglesia. Buscándolo cuando no venga haciendo la función del buen pastor que busca siempre a la oveja descarriada.
  • Jesús es el maestro que cada catequista debe seguir. Él nos explica los misterios del reino con palabras sencillas, con ejemplos tomados de la vida cotidiana. Puede enseñar a los doctores de la ley y hacerse entender a los más humildes:

En cuanto a la pastoral Social, la plantea en clave de redención, afirmando que nos hará más sensibles ante el sufrimiento humano.

  1. Podemos entender mejor cual es el mandamiento más importante y evitar así pasar haciendo rodeos antes los heridos y marginados.
  2. Nos mueve a acercarnos a los enfermos sin escrúpulos higiénicos o preceptos morales. Hace que rompamos el individualismo que tantas veces nos hace esconder el pan con el pretexto de que es poco para tantos como hicieron los discípulos.
  3. Como a ellos nos dice Jesús: denles ustedes de comer.
  4. Una pastoral social en clave de redención nos alerta también sobre el peligro de pensar que solo de pan vive el hombre.
  5. Jesús nos ensena a servir primero el pan de la palabra antes que el pan material.

La pastoral misionera, prioridad para la Diócesis, misionera por naturaleza, es considerada el corazón del trabajo pastoral. Dicho en las bellas palabras de monseñor Andrés, está “inspirada en la imagen del Buen Pastor, nos mueve a dejar las noventa y nueve e ir en busca de la perdida”. De ella se espera que:

  • Los auténticos discípulos de Jesús Buen Pastor no se conformen con los que ya están, si no que viven preocupados por los que están fuera.
  • Todos tengan trabajo en su hacienda y no discrimina por la hora de la llegada, les paga a todos los mismos salarios.
  • Los que le sigan como discípulos hagan la misión. Él los envía de dos en dos a realizar las obras que le han visto hacer a él.

Finalmente, monseñor Andrés Napoleón romero Cárdenas ve bien claro, que la vida de esa Iglesia local en todas sus áreas se orienta a posibilitar ese encuentro gozoso con Jesús Palabra Encarnada para hacer de todos sus miembros, evangelios vivientes.

“Esta espiritualidad encarnada será iluminada desde la catequesis, los retiros, convivencias y encuentro de reflexión. Un rol insustituible lo desempeña los sacerdotes ya que diariamente y los domingos tienen la oportunidad de ir explicando al ritmo de la liturgia la vida de Jesús desde los evangelios. A ustedes les ruego queridos hermanos no desaprovechar esa ocasión como un momento privilegiado de encuentro con Cristo en su Palabra”. Agrega el prelado católico.