Compartir

EL PONTÍFICE DICE QUE AYUDAR A LOS INMIGRANTES ES UN ASUNTO DE ÉTICA.

El papa Francisco dice que ayudar a los inmigrantes no es “un invento de un papa” o “un delirio pasajero” y lamenta que “algunos católicos afirman que es un tema secundario al lado de los temas ‘serios’ de la bioética”.

El Antiguo Testamento dice que “no maltratarás ni oprimirás al emigrante, pues emigrantes fuisteis vosotros en la tierra de Egipto”, por lo que asistir a estas personas que huyen de sus países “no se trata de un invento de un papa o de un delirio pasajero”, justifica el pontífice.

Francisco realiza estas reflexiones en su tercera exhortación apostólica titulada Alegraos y regocijaos que el Vaticano publicó y en la que se aborda la “santidad en el mundo contemporáneo”, sus “riesgos, desafíos y oportunidades”.

“Suele escucharse que, frente al relativismo y a los límites del mundo actual, sería un asunto menor la situación de los migrantes.

Algunos católicos afirman que es un tema secundario al lado de los temas ‘serios’ de la bioética”, lamenta.

“Que diga algo así un político preocupado por sus éxitos se puede comprender; pero no un cristiano, a quien solo le cabe la actitud de ponerse en los zapatos de ese hermano que arriesga su vida para dar un futuro a sus hijos”, añade.