Compartir

El Papa inició ayer su apretada agenda de trabajo en Colombia, con énfasis a favor de la paz.

El pueblo colombiano debe dar el paso hacia la reconciliación tras alcanzar la paz, pidió ayer el Pontífice  en los mensajes dirigidos al presidente Santos, los jóvenes y los obispos en el segundo día de su visita pastoral al país.

El Papa que llegó en la tarde a Bogotá, tuvo ayer la jornada más agitada de su gira de cinco días por el encuentro con Santos en la Casa de Nariño, donde fue recibido con honores como jefe de Estado del Vaticano.

“Quise venir hasta aquí para decirles que no están solos, que somos muchos los que queremos acompañarlos en este paso; este viaje quiere ser un aliciente para ustedes, un aporte que en algo allane el camino hacia la reconciliación y la paz”, señaló ante el presidente y 700 invitados en la Plaza de Armas del palacio.

El lema de esta visita es “Demos el primer paso” para subrayar la necesidad de reconciliación de un país polarizado tras la firma del acuerdo de paz con la guerrilla de las FARC, ahora convertida en partido político.

Santos también puso de manifiesto ese deseo en el discurso que pronunció ante el pontífice, en el que agradeció a Francisco por estimular al país para que dé “el primer paso” hacia la reconciliación.

“De nada vale silenciar los fusiles si seguimos armados en nuestros corazones. De nada vale acabar una guerra si aún nos vemos los unos a los otros como enemigos”, dijo el mandatario.

Y es que la paz con las FARC, lejos de unir a los colombianos, ha acentuado las divisiones entre los partidarios del acuerdo y los opositores, quienes consideran que es demasiado benévolo con la antigua guerrilla y pasa por encima de la justicia.

El mandatario dijo confiar en que la visita del pontífice “abra el corazón y las mentes de los colombianos a la paz que viene de Dios   con ese propósito, el Vicario de Cristo pidió a los colombianos “huir de toda tentación de venganza y búsqueda de intereses sólo particulares y a corto plazo”.