Compartir

EL PAPA FRANCISCO PROPONE 3 ACCIONES PARA “RECALENTAR EL CORAZÓN DEL CREYENTE”  

Detenerse, mirar y volver.

En la Basílica de Santa Sabina, el Papa Francisco presidió la Misa de Miércoles de Ceniza y el rito de bendición e imposición de las cenizas.

El pontífice alentó a los fieles a seguir tres acciones para recalentar el corazón creyente ante las tentaciones que paralizan el alma.

Francisco inició la celebración con una procesión que partió de la iglesia romana de San Anselmo hasta la Basílica de Santa Sabina, donde presidió la Misa ante sacerdotes, religiosos y fieles.

El Santo Padre explicó que el tiempo de Cuaresma que comienzo en Miércoles de Ceniza es tiempo propicio para afinar los acordes disonantes de nuestra vida cristiana y recibir la siempre nueva, alegre y esperanzadora noticia de la Pascua del Señor.

“Así, la Iglesia en su maternal sabiduría nos propone prestarle especial atención a todo aquello que pueda enfriar y oxidar nuestro corazón creyente”, dijo a los fieles.

En este sentido, argumentó que “la Cuaresma es tiempo rico para desenmascarar éstas y otras tentaciones y dejar que nuestro corazón vuelva a latir al palpitar del Corazón de Jesús”.

Así, para volver a “recalentar el corazón creyente”, el Pontífice propuso tres palabras: detente, mira y vuelve.

En su homilía, el Papa denunció las tentaciones a las que estamos expuestos que son múltiples. Es triste constatar cómo, frente a las vicisitudes cotidianas, se alzan voces que, aprovechándose del dolor y la incertidumbre, lo único que saben es sembrar desconfianza.