Compartir

El Papa Francisco pidió a la humanidad prepararse para la Navidad y estar vigilantes para acoger a Dios.

El pontífice hizo el llamado después de regresar de su viaje en Myanmar y Bangladesh. Se asomó a la ventana del Palacio Apostólico del Vaticano para presidir el rezo del Ángelus.

En el primer domingo de Adviento el Pontífice explicó que es el tiempo para acoger al Señor que viene a nuestro encuentro, para verificar nuestro deseo de Dios, para mirar hacia delante y prepararnos al retorno de Cristo.

“Él volverá a nosotros en la fiesta de la Navidad, cuando haremos memoria de su venida histórica en la humildad de la condición humana” pero que “viene a nosotros cada vez que estamos dispuestos a recibirlo”.

Francisco comentó que las lecturas de la liturgia del día invitan a estar vigilantes y en espera.

“La persona que pone atención es la que, a pesar del rumor del mundo, no deja de abrumarse por las distracciones o la superficialidad, sino que vive de manera plena y consciente, con una preocupación dirigida ante todo a los demás”.

“La persona atenta se dirige también al mundo, buscando contrastar la indiferencia y la crueldad presentes en ella, y alegrándose por los tesoros de belleza que también existen y deben ser cuidados”, expresó el Papa Francisco.