Compartir

El papa Francisco pide a los países abrir corredores humanitarios para los refugiados más vulnerables

El papa Francisco pide que los países abran corredores humanitarios para los refugiados más vulnerables y que se eviten expulsiones colectivas y arbitrarias, en su mensaje publicado hoy para la Jornada Mundial del Migrante y el Refugiado.

En el documento para esta Jornada que la Iglesia católica celebrará  y que fue publicado hoy, Francisco recuerda su preocupación desde el inicio de su pontificado por “la triste situación de tantos emigrantes y refugiados que huyen de las guerras, de las persecuciones, de los desastres naturales y de la pobreza”.

Al respecto, señala que la respuesta común debe ser articulada “en torno a cuatro verbos: acoger, proteger, promover e integrar”.

El papa explica que considerando el escenario actual, acoger significa, “ante todo, ampliar las posibilidades para que los emigrantes y refugiados puedan entrar de modo seguro y legal en los países de destino”.

En ese sentido, insta a los gobiernos a “incrementar y simplificar la concesión de visados por motivos humanitarios y por reunificación familiar”.

Asimismo, desea que “un mayor número de países adopten programas de patrocinio privado y comunitario, y abran corredores humanitarios para los refugiados más vulnerables”.

Francisco siempre ha aplaudido proyectos como el de los “pasillos humanitarios” de la Comunidad de San Egidio, que ha conseguido hacer llegar de manera segura a Italia a más de un millar de refugiados sirios y que espera también poder hacerlo en España.

Su mensaje finaliza recordando que durante la Cumbre de las Naciones Unidas, celebrada en Nueva York el 19 de septiembre de 2016, los líderes mundiales expresaron claramente “su voluntad de trabajar a favor de los emigrantes y refugiados.