Compartir

El papa Francisco lamentó el dolor de aquellos que sufren por desastres naturales o conflictos en diversas partes del mundo.

El papa Francisco pronunció estas palabras desde la ventana del palacio apostólico del Vaticano, momentos después de rezar el Ángelus, con motivo de la celebración de la Asunción de la Virgen. Y expreso para ellos “consolación y un futuro de serenidad y concordia”.

Jorge Bergoglio condenó “las ansias y el dolor de las poblaciones que en muchas partes del mundo sufren a causa de calamidades naturales, tensiones sociales o conflictos” y los encomendó a la Virgen para que obtengan consuelo y serenidad.
Anteriormente, ofreció a los miles de fieles presentes en la Plaza de San Pedro del Vaticano una homilía centrada en los valores de la misericordia, del perdón y de la comprensión hacia los demás.
Igualmente el Papa Francisco defendió la humildad como elemento fundamental que todos los católicos deben practicar a diario en sus vidas.