Compartir

Definida Como una bomba de tiempo la cárcel pública de Barahona

La cárcel pública de Barahona, construida en el año 1955 para 200 internos y que hoy supera las 700 personas, constituye una “bomba” de tiempo, declaró el director regional de la Policía, general de brigada Jacinto Minaya Herrera.

De acuerdo con el oficial, se trata de un recinto donde las condiciones de higiene y de seguridad son inaceptables desde todos los puntos de vistas, sobre todo, el humano.

Observó que, asimismo, la administración del régimen de los derechos humanos de los privados de la libertad, también, pone en riesgo a los internos y a los propios encargados del recinto.

Minaya Herrera dijo que está consciente de esa situación, por lo que cree  debe ser cambiada, en declaraciones a la prensa, el titular de la Policía en la plaza sureña dijo que se trata de una realidad a la que le dio el calificativo de “bomba de tiempo”, que merece atención.

“Pienso que un problema es la cárcel pública, construida para acoger a 200 personas y tiene 700. Hay otras cárceles así, pero esta necesita una intervención urgente”, consideró.

Recordó que las cárceles son responsabilidad de la Dirección General de Prisiones, pero que sin embargo, por estar en el mismo cuartel a él se le “pega” cualquier situación anormal que se pueda presentar.

Minaya Herrera dijo que externó su preocupación de la cárcel al director general de Prisiones, quien le giró una visita y de inmediato nombró a un nuevo encargado en la cárcel pública de Barahona.

Reveló que el mayor López, quien era el encargado de la cárcel, se encuentra suspendido debido a que tiene abierta una investigación, proceso que está a cargo del Departamento de Asuntos Internos de la Policía Nacional.